Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero 23, 2007

Corrupción forestal

Fichero PolíticoAngel Mario KsherattoLentamente, los cúmulos de corrupción de la dictadura de Pablo Salazar van saliendo a flote. La Comisión Forestal Sustentable, dependencia de la que poco se supo durante ésos seis años, fue un foco de corrupción mediante el cual, funcionarios y protectores de éstos se sirvieron con la cuchara grande llegando a estafar al erario con un millón, 677 mil 260 pesos, dinero que se supone, fue erogado bajo el concepto de viáticos sin que en realidad el personal hubiese viajado a cumplir órdenes de trabajo como se establece en la bitácora de pagos y cobros. Manlio Moguel Flores, entonces director de Protección Forestal y Margarita Reazola Estebane, son señalados en un extenso documento en poder de Fichero Político, como los responsables del desvió de esa y otras cantidades de recursos públicos, mismos que fueron utilizados para la adquisición de suministros aparentemente oficiales y que en realidad, fueron a parar a las manos de éstos y otros funcionarios…

"Unidad" priísta

Fichero Político

Angel Mario Ksheratto
El “clamor” lanzado a los arreciados vientos de San Domingo durante la toma de protesta de doña Arely Madrid Tovilla como nueva dirigente del desfalleciente Partido Revolucionario Institucional, fue en el sentido de pedir “unidad” a todos los priístas llegados y por llegar, son contar los que han sido echados por rebambarambas caprichosas que en sí, desmienten contundentemente cualquier volumen que le hayan puesto a ese destemplado grito. Y es que no había de otra, ni tenían otro recurso discursivo para justificar un evento mediante el que se protocolizó el resultado de una elección pobrísima en asistencia y desabrida en elementos democráticos, costumbre vieja a pesar de la novatez de la pretendida práctica pluralista en ese partido. Quienes clamaron por la rota “unidad”, tampoco se escucharon y si lograron oírse no se dieron cuenta que el concepto “unidad”, ha sido despojado de su carga emocional, pues más que clamor, lo que tronó fue un griterío …